Flint, MI – Mirando alrededor del comedor principal del restaurante Luigi’s el martes 22 de junio, el día en que Michigan regresó a su capacidad máxima y se quitó la máscara y los requisitos de distanciamiento social, la pandemia de COVID-19 parecía un recuerdo lejano.

Las cabinas que se alineaban en el perímetro de la sala estaban llenas de invitados que comían sándwiches de albóndigas y rebanadas de pizza margherita. Con la excepción de una camarera, nadie llevaba una máscara. Las mesas en el centro de la sala estaban llenas de Bud Lights a medio terminar, sus compradores estaban demasiado ocupados saludándose en la estación de tacos para beberlos.

Tom Beaubien, copropietario de Luigi’s, era todo sonrisas. Pero la tarde anterior estaba preocupado por lo que los cambios en el mandato de capacidad y máscara podrían significar para su negocio. Aunque había tenido una larga batalla con el propio COVID-19, no era la enfermedad que le preocupaba. En cambio, dijo: “Es difícil saber qué va a hacer la naturaleza humana”. Beaubien dijo en su experiencia, nadie había querido usar una máscara. “Pero ahora, de repente, ¿la perspectiva de no usar una máscara y estar expuesto a la gente y no tener restricciones? Es como un interruptor de luz “.

Dijo que no había realmente un período de transición. “Parece un poco incómodo”, dijo.

Pero al examinar a la multitud a la hora del almuerzo, la atmósfera se sintió todo menos incómoda. Las personas se abrazaban y se tomaban fotos juntas, con la parte inferior de la cara a la vista. Rob Teare, de 70 años, un habitual de Luigi, dijo que está feliz de que se haya levantado el mandato de la máscara. “Es bueno volver a la normalidad”, dijo.

Teare está vacunado y dice que se siente seguro estando adentro y desenmascarado, pero cree que podría pasar un poco más de tiempo antes de que se acostumbre al cambio. “Siempre que voy al banco oa la tienda, todavía me pongo la máscara. Supongo que es un reflejo “, dijo, riendo.

El hijo de Teare, Jeff, se sentó junto a él en el bar. El joven Teare dijo que también está contento de volver a una “sensación de normalidad”. Sin embargo, tampoco ha terminado por completo con la práctica de las precauciones de Covid. “Todavía me desinfectado las manos después de todo lo que hago”, dijo.

En Sal’s Gym, los propietarios Jake y Ashleigh Saldaña dijeron que creen que algunos de sus desarrollos de la era Covid también se mantendrán aunque las máscaras y las restricciones de capacidad hayan desaparecido.

“Todavía quiero ver gente afuera”, dijo Ashleigh Saldaña. La pareja había construido un patio de concreto en el frente del edificio, que da respaldo a Chevy Commons, para permitir entrenamientos seguros durante la pandemia. Los Saldaña y los miembros de su gimnasio disfrutaron tanto de la opción al aire libre que ahora planean construir una terraza en el costado del gimnasio y agregar un toldo al patio para que se pueda usar durante todo el año.

Jake Saldaña dijo que la pareja ya había comenzado a permitir que los miembros vacunados se quitaran las máscaras en sus estaciones de entrenamiento, pero seguirán permitiendo que los miembros hagan su propia llamada al usar una máscara. “Queremos que todos se sientan cómodos”, dijo, sosteniendo a uno de los gemelos de 4 meses de la pareja en su regazo. “Si quieren usar una máscara, use una máscara. Es un círculo y una comunidad tan pequeños “. La pareja dijo que confía en sus miembros después de presenciar lo considerados que todos eran entre sí durante el apogeo de la pandemia.

Si bien los comensales y los asistentes al gimnasio estaban felices de quitarse las máscaras, los invitados del Flint Institute of Arts (FIA) no hicieron lo mismo de inmediato.

“Yo diría que la mitad de la gente todavia usan sus máscaras”, dijo el director ejecutivo John Henry sobre los visitantes del museo el 22 de junio. “Creo que mucha gente acaba de decidir que no está de más ponerse una máscara en lugares públicos. Quizás simplemente se sientan más cómodos con eso “.

Henry dijo que la FIA había estado planeando relajar sus regulaciones sobre máscaras obligatorias y controles de temperatura el 1 de julio. “Pero”, dijo, “el gobernador se adelantó a nosotros”. Henry señaló que el museo había actualizado su sistema de filtración de aire sobre la pandemia y tiene espacio en sus galerías para que las personas continúen con el distanciamiento social si así lo desean. “Todavía estamos limpiando y asegurándonos de que las superficies sean seguras para todos”, dijo. “Debido a que somos una institución pública y a que somos responsables de la seguridad pública, tenemos que tener mucha precaución”.

De vuelta en Luigi’s, la habitación se veía llena cuando Kirk Laue, el otro propietario del restaurante, saludaba a los clientes, recogía los cheques y limpiaba los mostradores. Beaubien dijo que la pareja solo puso mesas para alrededor del 75-80% de la capacidad normal del espacio, pero eso no tuvo nada que ver con la prevención de la propagación de un virus.

“La razón por la que no puse el 100% fue porque no tengo el personal necesario para facilitar el trabajo completo”, dijo Beaubien. Actualmente, la pareja tiene poco personal en la cocina y en el comedor. Dijo que normalmente tienen alrededor de 32 empleados, pero en este momento tienen alrededor de 26. “No tengo suficientes servidores para mantener necesariamente el cuidado del 100% de la multitud, los siete días de la semana”.

La camarera Kim Saunders-Ackley dijo que desconfiaba de la nueva multitud que tenía el bar durante el turno del almuerzo, antes de entrar al trabajo. Dijo que se habría puesto una máscara si hubiera estado trabajando entonces, cuando unas 75 personas estaban sentadas en el comedor principal en su momento más concurrido.

Saunders-Ackley ha trabajado en Luigi’s durante más de 30 años. “¡Más largo que los propietarios!” ella dijo. Ella tiene una condición preexistente que la mantuvo en casa y fue extremadamente cautelosa durante la pandemia. A pesar de que está completamente vacunada, dijo que todavía está trabajando en su nivel de ansiedad en multitudes más grandes.

El servidor Kym Cardoza dijo que se había vacunado más por sus nietos que por ella misma, pero que estaba contenta de volver a ocuparse de los invitados a cenar de cualquier manera. “Es tan agradable poder ver a la gente sonreír de nuevo”, dijo.

Tanto Beaubien como Laue han intervenido para apoyar el negocio mientras buscan contratar más ayuda. Ha significado largos días para los dos propietarios, pero cuando Beaubien escaneó su bullicioso comedor, no lo sabrías por su sonrisa.

“Esta es la mayor cantidad de gente que he visto sin máscara”, dijo.

Admite que todavía le pone un poco ansioso. “Pero los di de comer a todos”, dijo, y se echó a reír mientras se limpiaba el polvo de harina de las manos.

Carmen Nesbitt

Carmen Nesbitt is a journalist with diverse experience in news reporting and feature writing. She wrote for Hour Detroit and SEEN Magazine before joining the Flint Beat news team as an education and public...